La Pizza es sin duda uno de los platillos gastronómicos más solicitados por los comensales en todo el mundo, y si bien ha evolucionado dependiendo de la región donde se prepara y los ingredientes que se emplean en su preparación, hay una presentación que es conocida por todos los amantes de la pizza a nivel mundial: La Pizza Hawaiana.

Sin embargo, esta receta original no fue ideada en el paradisiaco destino del Pacífico, sino en la ciudad de Ontario, Canadá, allá por la década de 1960. En ese entonces, Sam Panopoulos, un inmigrante griego y dueño de un negocio llamado Satélite Restaurant, tras regresar de un viaje por la ciudad de Detroit decidió preparar su versión de la pizza, ya que nadie lo había hecho hasta el momento por esas tierras.

Sus primeros platillos incluyeron porciones con ingredientes como champiñones, tocino y pepperoni, y unos años más tarde comenzó a idear nuevas combinaciones, agregando a su pasta tradicional la controvertida piña, que también era un ingrediente exótico en Canadá.

Para su sorpresa y la de sus clientes, la receta fue todo un éxito, ya que la dulzura de la piña y el contraste a sabor salado del jamón dieron en el gusto de todos los que la probaban; aunque el nombre de hawaiana fue debido a la marca de piñas en conserva que compraba el Sr. Panopoulos.

El tiempo fue el que puso a esta singular pizza en los menús de todas las pizzerías del mundo, con el modelo comercial de las franquicias que se popularizó en la segunda mitad del siglo XX, y que hasta nuestros días ha mantenido a la pizza hawaiana entre las combinaciones más exitosas en la historia de este icónico platillo de la cocina internacional.